martes, 15 de agosto de 2017

La Virgen de los Reyes

Soñaba el Rey Santo aquella noche, estaba cerca de la ciudad, estaba intranquilo por no saber si la iba a conquistar y entonces apareció Ella. La Virgen sentada con el Hijo en brazos dando a San Fernando el mensaje: Sevilla, será conquistada.

Fue tal la devoción que San Fernando tuvo a esta imagen mariana que una vez conquistada Sevilla mandó esculpir una replica de la que había visto en su sueño. Pero ninguna se parecía a Ella. Fueron tres ángeles, según la leyenda, los que dejaron la imagen de la Virgen de los Reyes en nuestra ciudad y por petición del rey hoy se encuentra en la Capilla Real de la Catedral.

Siempre ha estado allí, sin embargo no ha sido hasta el siglo XX cuando se la ha nombrado patrona de la archidiócesis hispalense por el cardenal Pedro Segura y Sáenz.

La devoción de la patrona viene de aquellos tiempos de San Fernando, toda Sevilla ha pasado por sus manos con olor a nardo, perfume que derrama también su palio, en la mañana del 15 de Agosto cuando sales a la calle. Mañana del día de la Asunción, Sevilla se vuelca contigo, vienen de todas partes peregrinos, a verte pasear junto a tu niño. Ese palio de tumbilla que acoge tu imagen, tu cara sonriente, que aún se hace más bella con los primeros rayos de sol dándote de frente. Repicando las campanas de la Giralda, suena Sevilla a Sevilla, por mucho que sea Agosto, que haga calor, los sevillanos no fallamos ante nuestra patrona.   

domingo, 9 de julio de 2017

Entrevista a Laura Pulido

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Laura Pulido, componente de la banda de CCyTT Presentación al Pueblo de Dos Hermanas:

- Buenas Laura. ¿Cuáles son tus devociones?

- Buenas! Mi mayor devoción y la que más me hace sentir es mi querida hdad. del Santísimo Cristo de la Expiración (El Cachorro)  y mi Virgen del Partocinio. Después tengo un cariño especial a hermandades como La O, los gitanos y a la Hdad. de Santa Cruz de Dos Hermanas, más conocida como la Presentación

- ¿De donde te viene la afición por la música?

- Desde chiquitita. Siempre he sido la tonta de la música en mi casa, ya no solo la cofrade, sino de todo tipo. Siempre quise ingresar en el Conservatorio de Música de mi pueblo pero por la situación económica en mi casa cuando era más pequeña  no pude hacerlo. La música cofrade siempre ha despertado en mi muchas emociones y un día me decidí e ingresé  en la banda en la que actualmente estoy.

- ¿Que instrumento tocas?

- La corneta

- ¿Que es lo que mas te gusta de este mundo de las bandas?

- Lo mejor sin duda es el compañerismo y la unión. Es una afición muy constante que en ocasiones te hace sacrificar momentos con familiares y amigos, pero en pro te permite conocer a muchos y muy buenos compañeros y te hace valorar el trabajo en equipo.

- Cuéntanos cómo fue tu primera semana Santa en una banda

- Fue en el año 2013, tras el Señor de las Penas. En ese momento no estaba atravesando un buen momento personal, pero en el momento que la banda formó y se marcó La Valiente vi cumplido mi sueño. Fue una semana complicada porque la lluvia no dejaba de amenazar y de hecho no salimos ni miércoles ni Viernes Santo, por lo que no pude vivir mi primera semana santa junto a mi Hdad.  del Cachorro

- ¿En qué bandas has tocado?

- Tan solo en la banda donde comenzó todo, en la Presentación al Pueblo de Dos Hermanas

- ¿Cómo ves la moda de grabar a la banda mientras la imagen casi ni la miran? Sobre todo en pueblos

- Sinceramente, ha sido una cosa que no he compartido nunca, creo que la imagen merece un respeto, pero eso es algo que las bandas en concreto no podemos frenar y más aún con el papel que tienen las redes sociales en la actualidad. Es lógico que se grabe, pero no que se menosprecie una talla.

- ¿Qué opinas de que algunos miembros de la banda, se den más protagonismo a ellos mismo con vídeos, canales de YouTube etc que a la banda en conjunto?

- Creo que cada persona es libre de hacer lo que quiera, eso si siempre y cuando lo que haga no afecte directamente a la formación a la que pertenece, es decir que no hable en nombre de la misma cuando no tiene permiso para tal cosa. Siempre hay que ser conscientes y consecuentes con las cosas que se publican en las redes sociales.

- ¿Cuál es el momento que guardas en el recuerdo con más cariño, y el que más te marco?

- Sin duda la primera vez que vi salir por las puertas de la Basílica al Cachorro, pero si me tengo que quedar con uno de los más recientes, me quedo con la salida de este año del Señor de las Penas en la cual el paso reviró hacia su banda, fue un momento muy emotivo y especial.

- ¿Y el peor?

El peor momento fue la madrugá de 2016. Después de tocar con mi banda en Alcalá del Río tuve un accidente de tráfico camino a Sevilla. Fue un momento muy duro pero al día siguiente tenia que cumplir con mi promesa y estar junto al Cachorro. A pesar del dolor, tanto emocional como físico, pude cumplir y me sentí muy arropada junto a mis compañeros que me apoyaron y animaron en todo momento

- ¿Qué opinas de que muchas bandas ensayen en las calles?

- Sobre el tema de ensayar en las calles, guste más o menos, nos vemos ensayar en las calles puesto que necesitamos desfilar de cara a las procesiones que tenemos durante el año. Bien es cierto que hay ocasiones donde se pueda molestar pero para evitar problemas con vecinos nos trasladamos a las afueras de los municipios y siempre llevando el ensayo dentro de los horarios impuestos por la autoridad competente.

- ¿Y qué solución le pondrías?

- Que en caso de que haya formaciones que puedan molestar a vecinos se intente habilitar una zona o dar permiso para que ensayen en espacios retirados del núcleo urbano, como polígonos industriales

- Y para ir concluyendo ¿Qué le dirías a los músicos que nos leen?

Que sigan luchando y esforzandose día a día, que a pesar de ser sacrificado da muchas satisfacciones y alegrías. Te permite conocer a muchas personas maravillosas y vivir momentos muy especiales. Y que nos vemos pronto en los certámenes.

- ¿Conocías el blog?

- Por supuesto, y me alegro de todo lo que habéis conseguido a base de tanto esfuerzo. Es importante que se siga fomentando este espíritu cofrade a base de bien, y no como muchos hacen ahora blogs a base de sarcasmo y crítica. Por ello admiro mucho vuestra labor y el respeto y mimo con la que tratáis las cosas.

Agradecemos a Laura prestarnos un rato de su tiempo para realizarle esta entrevista que esperemos hayáis disfrutado.

domingo, 2 de julio de 2017

Los sueños se cumplen

Aún no sé cómo explicar lo que ha pasado, los nervios me pueden cuando cuento cómo fue, de cómo un sueño que empezó hace meses, lo querían publicar en la revista cofrade decana de Sevilla, la más pasión del Correo.

Tantos años comprando cada primer Domingo del mes el periódico con la revista, leyendo sus hojas, llenándome de sevillania  en cada frase. Sobretodo en esos números especiales de Semana Santa que son las mejores galerías de nuestra semana grande.

Recibir la llamada, escuchar la voz tan conocida y decirme "queremos publicar el blog en el próximo número" la impaciencia, la ilusión, me invadía por dentro, automáticamente nos pusimos manos a la obra para entregar todo lo que nos pedían y el resultado ha salido hoy, para los anales, un blog que habla de sus experiencias personales publicado en la revista de referencia de sus escritores.

Solamente nos queda dar gracias al Correo de Andalucía, en especial a Manuel Fernández que se puso en contacto conmigo, a todos los que hacen posible la Más Pasión 7 cada mes por todo lo que hemos recibido de ellos, solamente queda decir que no sabemos cómo devolver este gesto, La Butaca del Herodes siempre estará para todo lo que necesiten si alguna vez les hace falta, gracias.

viernes, 30 de junio de 2017

Extraordinaria de la Esperanza

¿Cómo plasmo en un texto la noticia de que "Mi morena" saldrá en procesión extraordinaria en 2018? Si aún tengo esas mariposas en el estómago de hombre enamorado que espera la cita impaciente.

  Una noticia que saltó ayer y que leí en Cingulo y Esparto. Nervioso como el niño que espera a la noche de Reyes, me fui presuroso a mi padre, aquel que inculcó en mi el veneno trianero y el amor por mi Esperanza, a contarle que nuestra reina saldría para navegar por Triana. Cojí el móvil y empecé a pasarle la notica a mis amigos, todos me decían, - El año que nos queda aguantando tus nervios. Como me conocen. Y es que ya me tiene nervioso la vecina mas antigua de la calle pureza.

Pensar en ese día, cuanta gente te podrá pedir en 2018 en dos ocasiones, cuántas personas podrán verte por primera vez y ver tu blancura, tu belleza trianera, tus ojos inundados de ternura, cuántas personas se enamoraran por primera vez y no faltarán a tu cita cada madrugá, cuantos nervios abrá en Triana ese día y cuanta paz a tu paso. Tu mano sostendrá se tenderá una vez más por la ciudad más hermosa del mundo, y tu pañuelo sacará las lágrimas de emoción y devoción cuando tú, morena de pureza naveges por Triana.

martes, 27 de junio de 2017

Se nos quemó el corazón

Aunque no sea una entrada sobre cofradías como de costumbre, somos andaluces y Doñana también nos toca el alma:

Han sido 4 días muy duros para todos los andaluces, en Moguer no solamente han ardido hectáreas de bosque, pero parece ser que nadie quiere remarcar eso.

Sólo se habla de la perdida material, de la catástrofe física, de la enorme cantidad de fauna y vegetación que se ha perdido, y seamos realistas, es una verdadera pena, pero yo confió en mi gente y sé que si los dejan van a echar todo el tiempo, el trabajo y la paciencia que haga falta para devolver el bosque a su aspecto natural. Pero, ¿Quién habla de la catástrofe sentimental del incendio? 

Esto seguramente no lo habrás escuchado en el telediario, nadie habla de las personas que han perdido en ese incendio un trozo de su alma. Y ahora es el momento de dirigirme a ellos porque tengo motivos de sobra.

Te hablo a ti, andaluz como yo, vecino onubense. En esta gran comunidad que es nuestra Andalucía en la que todos estamos ahora contigo. A ti onubense que has tenido que ver como arden tus pinos, que has sido desalojado de tu casa, que el bosque en el que has ido a pasear tantas tardes ahora es ceniza. A ti que sientes la impotencia en tus entrañas, estamos contigo. Me sobran motivos para entenderte, verano tras verano cruzando tus costas, disfrutando tu playa y acogiéndome en tu tierra, ahora no vuelvo la vista a otro lado, alzo la voz por ti.

Y ahora hablo al que mas siento, al que mas comprendo, te hablo rociero de Huelva, a ti que en esas arenas has dejado tus fuerzas para llegar a la Ermita, a ti que has dormido entre esos pinos, a ti que has cantado por esos caminos, que has rezado a tu simpecado y notabas a cada paso que Ella, tu Virgen del Rocío estaba cada vez más cerca. A ti que en ese fuego no solamente se queman los árboles, sino tus sentimientos, tus recuerdos, tus vivencias, por vosotros escribo hoy estas palabras para que al menos un poco os veais al menos un poco reconfortados.

Por último el deseo, el anhelo que entre todos volvamos a darle a Doñana el aspecto natural que merece, la pongamos más guapa que nunca y le mostraremos al mundo que con nuestra tierra no se juega, que no es solamente un cacho de tierra lo que arde, también nuestros corazones.

jueves, 25 de mayo de 2017

María Auxiliadora

No tuve la suerte de crecer en tu casa, no tuve la suerte de criarme junto a ti. No tuve el privilegio de estar a tu lado desde pequeño, pero aun así, hoy me siento uno de los tuyos. No llegaré a ellos que están desde siempre contigo y contigo seguirán hasta el final, pero permíteme la osadía de que hoy me equipare a ellos para alabarte y rezarte.

Qué suerte tuvo Don Bosco, fundador de tu casa, que te vio tan de cerca, que dio luz a tu imagen, que fue capaz de poner trazos a tu bello semblante para que perdure hasta hoy. Trazos de auxilio, con colores inmaculados, coronada como reina y con niño en brazos. Esa es la imagen que Don Bosco transmite a Lorenzone que pinta la primera imagen de María Auxiliadora en Turín.

Que suerte que Don Bosco fundase esa casa salesiana, y junto a María Mazzarello ese colegio de hijas de María Auxiliadora que aún sigue con más vida que nunca. Que suerte esos niños salesianos que conocen a María tan cerca y que nunca les falta su auxilio.

Y esa devoción, esa casa salesiana llega a Sevilla, ayer fue un día grande para nuestra ciudad, Trinidad, San Vicente, Triana, Nervión, se vistieron de gala las casas salesianas para honrar a su bendita Madre que salió en procesión. Auxilio de los cristianos, ahora que tanta falta haces, sal al mundo y ayúdanos, que tú seas la guía, el faro en nuestro camino, que no nos falte ese auxilio que tanto te pedimos, que reine tu imagen, que suenen tus cantos, que no te falte nunca uno de tus niños salesianos, que todos unidos ante tu imagen, rendidos ante tus plantas, cantemos tu himno que te proclama reina y madre, auxilio de nuestras almas y refugio de nuestros corazones.  

miércoles, 26 de abril de 2017

Ella es de siempre

Todo parecía normal, una mañana cualquiera en Sevilla como tantas otras he vivido en el día a día, sin embargo no sabía la sorpresa que Ella tenía para mi. Fui a verla, se la debía, aproveche un hueco para acercarme a su capilla, la de la calle Pureza donde habita. Entre como un suspiro, no quería casi ni mirarte hasta que no estuviera lo más cerca posible de tu rostro, la paz, la esperanza de tu mirada me lleno por dentro, tranquilidad, todo está bien.

En ese momento fue cuando me di cuenta del gran vacío que había en tu capilla, ese que ha dejado el Cristo de las Tres Caídas mientras se está restaurando, sólo sabía mirar tu altar sin ti y pensar que vuelvas pronto Señor, que Triana te necesita.

Cada vez que voy a verla tengo por costumbre rezarle con su salve marinera, la que canta su barrio cuando viene vuelta, la que cierra cada Madrugada la estación de penitencia, la que aclama a los cuatro vientos que tú eres nuestra Esperanza. Pero esta vez no pude acabar de rezarte, me quede pasmado al ver la imagen, la foto para el recuerdo que jamás se me olvidará y que ahora les relato.

Una mujer, mayor, se había acercado al altar del Señor a buscarle, no lo encontró, se le cambio la cara, la preocupación invadió su rostro, buscaba angustiada con la mirada en cada rincón de la capilla dónde podía encontrarse Él mientras que sus manos aferraban la reja que separa el altar del pueblo. No conseguía pensar nada, me estaba dando cuenta de lo que pasaba y fui a acercarme a ella a explicarle lo que pasaba cuando ya ella había comenzado a andar hacía mi para preguntarme. Efectivamente me pregunto: ¿Y el Cristo. dónde está? Le explique que hace pocos días se lo llevaron para restaurarlo y suspiró aliviada, me dio las gracias. Se puso a mi lado y comenzó a mirarla a Ella, que había sido la mejor testigo de la escena, yo quise seguir con mi salve pero en ese momento me volvió a hablar: !Qué guapa eres¡ ¿La has visto? ¿Has visto lo guapa que es? al menos para mi Ella es la más guapa de todas. Yo me quede petrificado casi, veía en su mirada la esencia de Triana, el amor de verdad a la madre de todos los trianeros, veía su fe en Ella a la vez que notaba el vacío que tenía al no haber encontrado a su Hijo en el altar. cuando conseguí articular palabra sólo fui capaz de decir: Ella es la fe de Triana. A lo que a punto de marcharse giró la cabeza una vez más y me dijo: de siempre, Ella es de siempre y te lo dice una que lleva aquí toda su vida. Nuevamente vi en su mirada algo especial, en esos ojos vidriosos de la emoción al hablar de la Esperanza.

No fui capaz de decir nada más, la volví a mirar a Ella, acabe mi salve y pensé, Quien se crea que va a poder acabar contigo, con nuestra fe en ti, con nuestro amor hacia a ti y que salgamos a verte cada Madrugada está muy equivocado, con esto no pueden, ni podrán. Una vez más le di las gracias por ese momento antes de marchar a continuar con la rutina de una mañana que no volvió a ser la misma.

domingo, 9 de abril de 2017

Y se fue como vino

Se apagaron las velas, se cerro el portón, se consumió el incienso, ya no redobla el tambor, se tiñó el cielo de negro porque todo terminó. Ya no suena el martillo, ni se escucha una voz, no hay capirotes por las calles ni tampoco monaguillos correteando con ilusión. Ya no se escuchan los palermos mandando el andar del tramo, no se escucha la saeta ni el contraguia dirigiendo el paso, no se escucha al costalero mandando los cambios. Se calló la corneta, se recogieron los palcos, no se escucha un ruido del rachear de un paso. Enmudeció el capataz que iba mandando, sólo quedan gotas de cera pegadas al asfalto, testigo de lo que fue, de lo que pasó caminando, todo pasa y todo queda una vez mas como año tras año. Sevilla sólo es silencio, recuerdo de lo vivido, anhelo del pasado, volvieron los días a sumarse al calendario, la cuenta atrás empezó de nuevo, volvemos a sumergirnos en ese sueño que nos llevará a un nuevo Domingo de Ramos.

miércoles, 5 de abril de 2017

En Triana la Esperanza

  ¿Cómo te hablo yo de mi hermandad? ¿Cómo  hago para expresar algo como Triana? ¿Cómo te cuento sentimientos que vienen desde pequeño? ¿Dime como ordeno tantos recuerdos? Algo que viene de familia y que recuerdas desde que tienes uso de razón.

  Recuerdo como mi padre, nos despertaba a eso de las 5:30 y nos sentabamos delante de la tele. Y veíamos como Triana conquistaba el corazón de Sevilla. Llegaba Rafael a lomos de Calamar, un izquierdo, otro, otro, otro, tres pasos atrás, y vámonos con Triana miarma. Mi padre se emocionaba, mi hermano y yo no podíamos estar quietos en el sofá. - Papá vámonos ya. Le decíamos. Mi padre decía, - Tranquilos que ahora viene la Trianera. Y viene ella, tan trianera, tan elegante, con esa luz blanca que tiene, con ese derroche y exceso que sólo ella sabe llevarlo.

  Y nos vamos en busca de ellos. En el amanecer trianero, se respira que el vecino mas antiguo de la calle pureza lleva toda la noche cayendo en Sevilla, y su barrio está deseando levantarlo, pero Triana es tan distinta, que levanta al compás.

  Al ver por primera vez al moreno, me harté de gritar oles, tenía 8 años, mi hermano 4, yo lo miraba a el y su cara de asombro era la cara que tenía el día de reyes. Me acuerdo que mi padre me dijo cuando le pregunté, - Papá, ¿Qué le dice el romano? Mi padre me contestó - Viene diciéndole al Señor donde esta Triana.

 Y al verla a ella, sentí mil cosas a la vez, ¿Como puede enamorarme siendo tan pequeño? Viendo a la gente de tu barrio volcado contigo,  viendo a mi padre llorar, como yo lloraba porque no quería que te fueras, y ya de mayor, ¿Por que me duele tanto verte marchar? Me duele como perder a una madre, pero si se que estas todo el año en tu calle pureza para oirme y rezarte, para guiarme por el sendero de la vida, para coger el timón de mi vida, igual que navegas tu cada madrugada repartiendo esperanza a todo el que lo necesita. Tu cara, tus manos, tu pañuelo que siempre seca las lágrimas de todo aquel que a tus plantas se postra, y yo me postré, porque aunque caiga en Triana, siempre me levantaré si así lo quieres otra vez.

Y al tercer día

Perdona que me emocione, pero son las últimas líneas. Perdona que quiera ir despacio, pero no quiero que se acabe. Perdona Aurora perdona, mis lagrimas al ver tu palio de vuelta, pero sé que el verte andar por Sevilla es el final, final de un nuevo comienzo, de un calendario que volverá a restar los días hasta que de nuevo, llegue el Domingo a Sevilla de palmas y rezos. Perdona madre que casi no pueda verte entrar, que la marcha Amarguras no llegue a su final, dejarla fuera costaleros que pueda verla un ratito más. Aurora, luz que al alba llega, que indica un nuevo día. Aurora que sales con tu luz para iluminar Sevilla, que llora la muerte de tu hijo que ya resucitó en Santa Marina y vienes con tu aire de alegría predicando la buena noticia: Cristo vive, ha resucitado.

Cristo está vivo, ha resucitado y nuestras almas están más tranquilas porque está a nuestro lado y quedaron llenos de fe los corazones aterrados pensando que se había ido el pastor del rebaño, pero no se ha ido nunca, siempre sigue con nosotros y aquí en Sevilla sigue su sepulcro vacío y entre los callejones de San Luis aparece el que ha revivido. Resucitó al tercer día, después de tres las negaciones y también tres las caídas, después de tres los clavos y también tres Marías, después que justo a las tres fuera la hora que salió la Borriquita, no había más opciones, tenía que resucitar al tercer día y lo hizo en Santa Marina.

Y ahora te toca a ti Sevilla resucitar al tercer día, te toca sevillano despertar del sueño, la espera se está consumando y todo empieza de nuevo, los nervios se van apoderando de estos últimos momentos que te escribo ciudad de mis sueños, resucita Sevilla resucita, estamos a Jueves de pasión y en tres días como Cristo resucitó, resucitaremos en un nuevo Domingo de Ramos.

martes, 4 de abril de 2017

Amargura sevillana


  Una hermandad que cambio por amor, y es que sólo ver su cara ya te produce una ternura que es muy difícil escapar de ella. ¿Porque que callas señor? En ese tribunal en El cuál se burlan de ti ¿Porque guardas silencio? Si ellos saben que tu eres el que eres y mañana lo diras por el barrio León.

  El clasismo de esta hermandad, el caminar de sus nazarenos, el andar de tu misterio, los sones clásicos de la banda de CCTT de las Tres caídas, es uno de los momentos más esperado del año. Esa marcha, Desprecio de Herodes, o Silencio blanco, algo que año tras año no cambia y que nos sigue enamorando.

  Decía aquel, que porque los sevillanos que teníamos para pensar que teníamos la ciudad más bella del mundo, y le contestó un sevillano, que si había visto el paso de palio de la Amargura. Ella es mi locura, mi devoción, mi faro y mi guía, la cual a veces pienso que solo le falta hablar. No te aguanto la mirada cuando te tengo delante. Dime madre, ¿Cómo curo tu amargura? Dime madre, ¿Cuál es tu consuelo? Si cada día me entrego a ti, y no se ya que decir, dime a mi, que sería yo sin ti.

 

Gran Poder de Sevilla

Todo sevillano tiene como una especie de GPS biológico que lleva a San Lorenzo, recorre calles, atraviesa plazas, callejuelas y rincones y siempre acaba donde el verdadero Dios hecho hombre se guarda. Todas las almas siguen el faro que es torre guardian de la Plaza de los sueños. Allí vengo a buscarte Señor.

¿Cómo vengo a escribirte a ti? Señor de Sevilla, padre de todos nosotros, llama de fe que sigue viva, por mucho tiempo que pase y aquí sigues iluminando los días. Señor de mis recuerdos, de cada Viernes viniendo a tu casa de San Lorenzo, de encontrar en tu rostro todo lo que quiero, que han pasado los años y sigo sin poder explicar lo que pasa cuando te veo.

¿Cómo te cuento Señor lo que siento? Si me has visto crecer en tu Plaza de Lorenzo, si has vivido mi madurez desde que era un niño pequeño y como con tu fe hoy me siento, Gran Poder, cristiano gracias a conocerte desde aquel tiempo.

Dime Señor dime, ¿Cómo te escribo lo que siento? Si has escuchado mis oraciones, mis mas profundos pensamientos, cuando todo se desvanecía allí siempre aparecía a buscarte en San Lorenzo, donde estabas esperando con tu mirada buscando y tu camarin abierto. Cuántas plegarias pasan al día por tu pie, cuánto te necesitamos Señor del Gran Poder para dar sentido a la vida. Hasta tu madre, gran desconocida de Sevilla, sabe que es Madre del Dios de Sevilla por eso cuando marcha tras de ti en la madrugada lleva ese paso firme para volver a ver tu cara.

Dime Señor dime, ¿Cómo eres capaz de dar esa zancada? Con el peso de la cruz, pecados de nuestras almas, pero aun así es fuerte tu pisada, con paso firme y de frente lleno de fuerza y de gracia, lecciones que permanecen y quedan en la historia, que es tu rostro el ejemplo de la divina misericordia.

Cada año suena el reloj, dan las 8 de la mañana y es la seña de que de Dios ha bajado a bendecir la ciudad de sus entrañas, y allí que estoy yo a encontrarme con tu cara. Te doy mi beso Señor en tus manos soberanas, las que guardan el amor de la ciudad sevillana, como cada año Señor tu bajada marca el momento de que todo vuelva a empezar, que se repita todo de nuevo y aquí un año mas estemos para verlo.

Y esa Madrugada de Sueño verte de nuevo caminar por una Sevilla que reconoce a su verdadera majestad, Señor de nuestra ciudad, que nunca nos falte tu amor, que es el amor verdadero, Gran Poder de mis anhelos, gracias por enseñarme la fe que hoy profeso.

lunes, 3 de abril de 2017

Silencio


  Se abre el portalón y suena la saeta a la cruz de guia. Es madrugada en Sevilla, y en la noche fría unos nazarenos de ruan, de capirotes largos, con una promesa de silencio. Al igual que en silencio discurre Jesús Nazareno, con Cruz de carey. Semblante dulce, zancada firme, avanza entre el silencio y las saetas.

  Y una catedral andante avanza en la oscuridas de Alfonso XII, un olor a azahar y a jazmín característico de la Virgen de la Concepción. Un palio que con la luz de los cirios que se refleja en la playa del palio, hace un efecto de luz y pureza que hace que este palio sea de los más llamativos de nuestra semana santa.


  Papá, ¿Estos nazarenos no dan caramelos? Me dan miedo. Son muy grandes. - No cariño, ellos van de promesa, van en silencio todo el tiempo y no miran a los lados. No temas que ellos pasan por la ciudad casi sin molestar, sólo en las levantas de los pasos y la voz del capataz. Papá ¿porque son tan grandes? - Muy fácil hijo mío, los capirotes apuntan al cielo para estar más cerca de Dios, y ellos lo quieren te et cerca. Por eso de su altura.

 
 Al pasar esta cofradía, siempre que vemos un niño, la ve como impactado, una hermandad que gusta desde los mas niños a los mas mayores. Claro ejemplo que como piensan algunos, no sólo de corneta y tambor vive el sevillano

Donde habita la Esperanza

Yo te descubrí una tarde de Mayo, por un momento se hizo primavera y el olor a Azahar inundó mis recuerdos, Madrugada de Viernes Santo bajo el arco que abre la puerta del cielo, la de la Madre de Sevilla, de Esperanza llena y que siempre espera dentro de su basílica.

Pero, detenerse un momento, no vayáis tan rápido que muchas veces cegados por el destino, nos olvidamos de todo lo que hay por el camino. Observemos el atrio, lleno de niños que siempre jugando, se suben a las columnas y ya están vislumbrando, que viene de frente cruzando por el arco, ya están de vuelta los nazarenos morados, los que acompañan al Señor sentenciado, y esa guardia romana que viaja cada año entre Roma y Sevilla con sones de antaño.

Observen su misterio, sé que es difícil cuando Ella está tan cerca, pero cuando lo miras a los ojos es cuando cambia todo, cuando el macareno de verdad encuentra su sentido, ante el Señor de la Sentencia todo tiene respuesta. Y cuantas veces somos nosotros los que te sentenciamos cuando ante ti pasamos y ni siquiera te miramos, que nos lavamos las manos como hace Pilatos en tu trasera por el simple hecho de que ya le rezamos a Ella. Rezale a Él también, buscalo, lo encontraras, no va a fallarte, si está mirando para abajo deseando buscarte y cuando os mireis, encontraras la inocencia en su rostro y serás tu mismo el que quieras subirte y decirle a Pilatos: este hombre es el más justo de todos.

Y ahora sí, llega el momento, cuando hayas hablado con Él entonces abre las puertas del cielo, las que llevan a la madre de todos los macarenos, allí está Ella esperándote con esmero, con paciencia y mesura, con ese rostro tan bello, la perla de San Gil que cada Madrugada de nuevo, reparte esperanza por Sevilla para todo aquel que se siente enfermo. Ella, la que nunca se pierde, siempre está en el fondo del corazón, siempre encuentras el camino que llega al arco, ya queda poco Madre, para una nueva madrugada, para que tus bambalinas bailen al son de tu banda, que tus nazarenos de verde repartan esperanza y que tu rostro sea la mejor luz de la oscura madrugada, que nunca me falte tu imagen para poder mirarla aunque sea en un cuadro, un azulejo o una estampa. Madre que cuidas de Sevilla, la ciudad de tus entrañas, la que siempre tiene en su alma a su Esperanza, no nos faltes este día, esta madrugada, que venimos a buscarte en el arco de tu casa.

domingo, 2 de abril de 2017

¿ Cómo te explico lo que se siente?


  Dime como te explico forastero, lo que siente un sevillano en estas fechas. En Sevilla desde que se marcha el rey negro, los cofrades sevillanos ya nos palmpita el corazón a ritmo de tambor. Las Hermandades trabajan frenéticamente para que disfrutemos de ellas para las personas que no la disfrutan día a día. Se ven enseres por las calles, desde los almacenes a las casas hermandades. Y cuando vemos , unas jarras, un faroles, o cualquier cosa siempre intentamos adivinar de que hermandad se trata.

  Usted quizás no sepa que los sevillanos arreglamos nuestra Semana Santa en los bares, con una cerveza en el Coronado, en el Tremendo, en el rinconcillo, o casa Ricardo. Tertulias que quizá usted, al pasar por al lado crea que es una discusión, nunca más lejos de la realidad. Y es que "nuestra" semana santa, la de nuestro corazón es distinta a las de otra persona, son miles de vivencias de cada uno y miles los gustos. Y como en el fútbol, todo sevillano tiene un capataz dentro o un hermano mayor o un vestidor. Y ya sabe usted que para gusto los colores.

  Quizás usted no sepa, lo que siente un sevillano al ver un montón de hierros apilados en una plaza, y es que nosotros le sacamos punta a todo. Todo lo llevamos al lado cofrade, y si los hierros de los palcos de la Plaza de San Francisco llegan a las 11 de la noche, Sevilla se revoluciona, miramos hasta las horas que quedan, y es que aquí, el tiempo de cuenta al revés, se van descontando los días hasta Domingo de Ramos. En las pizarras de los bares, todo los días es un dia menos para la gloria. Por que para nosotros, la gloria nos dirá una semana, es nuestra hermandad en la calle, es un palio de vuelta en una calle oscura, es una fila de nazarenos, es un solo de corneta,  o el silencio sepulcral más absoluto que guarda Sevilla ante la llegada de una cofradía de silencio.

  Quizás amable forastero, usted no sabe la de hora que dedican los priostres de una hqermandad, horas de preparativos, quinarios, triduos, besamanos y besapies, montajes de los pasos. Y todo esto junto a nuestro dia a día, el que empieza a las 7 y 8 de la mañana y acaba a la hora que salgas de la hermandad, muchas veces casi 24 horas son sin dormir y al día siguiente, hay que seguir montando o fundiendo cera, o cualquiera de las muchas cosas que hay que hacer en una hermandad.

  Y quizás, si sólo vienes en Semana Santa, querido forastero, no sepas lo que un sevillano siente al oler por las calles esos árboles cargados de azahar, lo que el sevillano siente al ponerse un costal para ensayar, o cuando en estas fechas el músico sevillano da un concierto en cuaresma, sabiendo que la gloria se acerca. O simplemente lo que es pasear por las calles y ver como todo va cambiando y cogiendo forma, como las caras de los sevillanos cambian, se les ve con una luz especial y es que los sevillanos no sabemos vivir sin nuestras tradiciones. Por eso quizás, yo no sepa como explicarte lo que se siente un sevillano cuando llega estas fechas.

sábado, 1 de abril de 2017

Una rosa de amor

  Suenan campanas, son las 6:25 de la tarde y desde San Andrés se traslada a Jesús al sepulcro. Un cortejo de nazarenos de ruán negro y cirios al cuadril acompañan el traslado y van dando luz al camino. Mirada fija hacia delante, que más que mirar al frente van mirando en el interior de si mismo, todo es rezo y recogimiento.

  Y entre una gran nube de incienso aparece el misterio. Avanza con fuerza, sin estridencias, siempre de frente, con esos costaleros, que mas que profesionales, son voluntarios, que ayudan a llevar a Cristo a trasladarlo para que descanse en paz.

  Y en tu mano, la llaga, y de tu llaga, la sangre y de tu sangre, nace la Rosa. ¿Porque brota la Rosa? La rosa, símbolo de amor, ese detalle que se tiene con la persona amada. Y, ¿ Hay amor !as grande que el de Jesucristo? Por eso brota la rosa, brota por amor, por todo el amor que derramó por nosotros.

Pasión de una ciudad entera

El patio que enmarca tu morada, escaleras que suben al cielo, capilla del Salvador donde la pasión florece a flor de piel.

Señor de Montañés, sobre tu catedral de plata te adentras en Sevilla bajando la rampa, con paso firme y seguro, de frente y con mimo. Sevilla espera su Señor de Pasión, ese Cristo que es perfección, obra cumbre del maestro que carga con la cruz cada Jueves Santo por las calles. Va ensimismado, pensando, asumiendo el camino al Calvario, sacando fuerza de donde no hay, humilde con ninguno, grandioso como nadie. Busca su mirada, por mucho que cueste al llevar la cabeza agachada, busca su mirada y descubrirás el poder de su grandeza, como te mira a los ojos y te lleva a su lado con su misma Pasión.

Al lado de Pasión, siempre estuvo ella, Virgen de la Merced, que gran belleza, como siempre acompañada de San Juan que no la deja y la consuela, Madre de Pasión, que siempre tras Él no los pierde de vista, que cuida de a ninguno nos falte esa pasión en el día a día, que hasta sus penitentes graban en la cruz ese lema: Pasión. Y custodian tu morada, cuatro nazarenos de blanco, con su hábito mercedario, que suerte tiene Sevilla que cada Jueves Santo llega a la Merced a través de la Pasión.

jueves, 30 de marzo de 2017

Piedad Servita

Una cruz de plata que no es Cruz de guía, sino de la que bajaron al Cristo de la providenci. Una hermandad con un sello propio, la pausa de sus nazarenos, ese palio de cajón, y el gusto que tiene haciendo las cosas.

  San Marcos llora la pérdida del salvador, como lo hace su madre, que no tiene consuelo para sus dolores y su soledad. A los pies de la cruz de plata, sostiene en sus brazos a su hijo sin vida. A los sones de las marchas fúnebres viene enseñándole a Sevilla el dolor que sintió en el momento que le arrebataron su hijo.

  Una hermandad de la cual se dice que es una hermandad muy cerrada. Desde estas líneas podemos decir de buena tinta que eso es falso. Más que una hermandad, son una familia. Claro ejemplo es la relación entre los Hermanos Mayores, de ahora y de antes. Si tienes dudas de ellos, sólo tienes que ir a San Marcos y ver el trato que os ofrecen, siempre con las puertas abiertas.
 

miércoles, 29 de marzo de 2017

La victoria de la columna

Jueves Santo, hombres de chaqueta y mujeres de mantilla, bendita tradición de la mujer sevillana. Hace sol, y la ciudad se va preparando para la madrugá. Y en la fábrica de tabaco se preparan los nazarenos y costaleros para realizar la estación de penitencia.

  Jesús atado a la columna va camino de la catedral, castigado por "el tio del látigo". Viene con su banda, con esos sones cigarreros inconfundibles. Castigan con saña al hombre que es el que es.

  Y una victoria viene por el Postigo, una niña dulce y sevillana, que engalana la tarde y la noche. Ese palio de cajón esos sones y ese andar fino y elegante que tiene la gente de los Villanueva.

  Una hermandad que recorría Triana, una más de las que se dicen, son de aquí, esos cambios en el misterio, y ese palio alegre es el contraste de lo que es ahora esta hermandad.

La fe de los estudiantes

Entrar en tu capilla y que se paren las horas, que todo se detenga y casi sin darme cuenta se me echa el tiempo encima y tengo que salir corriendo de esa tu capilla para volver a las clases. Te dejo mi ratito de oración, efímero, fugaz, no quería marcharme, pero el deber me llamaba y no podía quedarme. La capilla de los estudiantes, que día a día recibe a los jóvenes devotos que vienen a pedirle por un futuro que parece roto pero para Él nada es imposible.

Señor de Juan de Mesa, entregado a nosotros, en la cruz clavado y con el costado ya lanceado, el sacrificio está hecho y los pecados disueltos en el olvido del reino de los cielos. Te tengo tan cerca día tras día y sin embargo qué pocas veces te hago una visita y cuando voy siempre es con prisas. Pero siempre estás allí esperando que los estudiantes nos acerquemos a ti, que te contemos qué tal el día, cómo van las clases, incluso ayuda con esa asignatura que se atranca y no hay quien la saque. Allí en tu capilla permaneces perenne, y pasamos por delante y ni si quiera miramos quien allí permanece. Señor antes de nada, de contarte mis plegarias y de pedirte cualquier cosa, debo pedirte perdón, yo sé que me perdonas, pero necesito escucharlo de tu voz que mi alma quede tranquila. Perdón por no venir todo lo que debería, por venir a pedirte y no a agradecerte el día a día, por recriminarte lo malo y no contarte lo bueno. En tu Buena Muerte Señor, sé que me estás escuchando, que nosotros tus estudiantes somos tu bien más preciado, que contigo no nos falta nada y cada Martes Santo te seguimos con nuestras cruces, vestidos de ruan y esparto, en estación de penitencia desde éste tu Rectorado. Pero eso no es suficiente cuando te tengo al lado y no vengo a verte.


Madre de la Angustia, divino rostro, fino como ninguna, elegante como ningún otro. A ti también te pido que nos perdones por nuestras faltas, que nos corrijas como es debido y que así nos devuelvas al camino que lleva hasta tu Hijo. A ti madre mía te pido que seas nuestro alivio, nuestro oasis de calma dentro de este edificio donde todo son prisas de clase a clase, de sitio a sitio y sólo este momento quiero que sea infinito, no perder la vista de tus ojos que me llevan a tu Hijo. Ya te imagino en tu palio, con paso fino y elegante, con crestería que remata tus doce varales y bambalinas que se mecen a un compás muy suave. Ya te imagino Madre, tras tu hijo y tus estudiantes, esos que venimos a veros cada Martes, cuando de casa te despedimos y hacia la Catedral sales dando muestra de fe de los jóvenes estudiantes.

Tan sólo dos palabras

Tengo sed, dos palabras que resuenan el Miércoles Santo en el barrio de Nervión, a primera hora de la mañana se levantan los hermanos, algunos antes, otros mas tarde, pero como todo nazareno, penitente, acolito, costalero, capataz, prioste o aguador, nada mas levantarse abren la ventana de par en par miran hacia arriba y respiran aliviados, diciendo para si mismos, hoy brilla el sol , no lloverá y la hermandad otro año más saldrá.

Este articulo, lo voy a escribir, con el permiso de usted, a mi manera, es decir, como he vivido yo los miércoles santos desde que me hice hermano. Antes de que se abran las puertas del templo, se produce un revuelo en la iglesia, pero al lado de las imágenes se produce un remanso de paz donde los hermanos, ofrecen y rezan para que les sea mas llevadera su estación de penitencia, los ciriales, las cruces y las insignias ya están repartidas, los tramos organizados y el hermano mayor y el párroco ya han dado las indicaciones necesarias para realizar la estación de penitencia. Esto conlleva que solo queda una cosa por hacer, y es que el Hermano mayor ordene al diputado de cruz de guía que abran las puertas del templo que ya esta en la calle la Hermandad de la Sed.

Van saliendo los tramos organizados y rápido, mientras los penitentes, con la cruz levantada, esperan a que su cristo salga para empezar a seguirle por las calles de Sevilla. El cristo sale y suena su marcha, revira a la derecha y ya se que no lo veré más hasta que vuelva a su casa, mientras, todo, sigue siendo muy rápido hasta que suena el llamador del palio, momento en el que se para el tiempo. La primera levantá se efectua y ya suena el rachear de los costaleros, las bambalinas rebotan en lo varales haciendo ese sonido que durante el recorrido será difícil poder escucharlo, bajamos la rampa, ciriales en alto, ya esta fuera la virgen, ya comenzó en Nervión, el Miercoles Santo.

Y llegó como llega siempre, a ese pequeño hospital que recibe con las puertas abiertas a un crucificado sediento, que aun así, solo puede dar, ¿el que da? Me preguntará, pues muy sencillo, bondad, amor, piedad y corazón que durante todo el año son entregados a los fieles de Nervión y durante un dia al año va por Sevilla mostrando su perpetua pasión. Y después de todo lo dado, no se puede quedar atrás ese consuelo que Maria por Sevilla dá, consuelo a los afligidos, consuelo a los enfermos y consuelo a los sevillanos de esa sed que durante todo un año no ha dejado de tener.

Siguiendo la calurosa travesia, hasta llegar a las calles estrechas del centro, que te dan un respiro de sombra y frequito, pasas campana y lo único que se te pasa por la cabeza: 13 horas y ya está echo casi la mitad del camino… pasamos por sierpes, plaza san francisco y la avenida hasta la catedral, el palio da la última revirá y ahí justo ahí, en ese remanso de paz, dentro de la catedral, es donde en realidad puedes descansar, las bambalinas se vuelven a escuchar con claridad junto a la voz del capataz, mientras que yo solo se rezar, dando gracias por haber llegado otra vez más a esta bendita catedral.




Revirá tras revirá, dos cuestas, una petalá, la calle aguilas cada año parece que se estrecha más, pero como todos los años Ella pasa como si ná, y tras esto antes de la plaza pilatos poder alcanzar, se para un momento para que las hermanas de Santa Maria de Jesús le puedan orar con su cantar, el martillo suena, ¡Al cielo con Ella! Y una año más se vá, quedando con las hermanas, dentro de 365 dias, en el mismo lugar.

Se hizo de noche y las velas se encendieron, la virgen iluminada, iluminados los candeleros, iluminados los acólitos con sus ciriales al cielo e iluminadas las miradas de todos los nazarenos, que observando su vela, concentrados en el fuego, saben que Jesús le da fuerzas, desde que su mecha prendieron y como lenguas de fuego que sobre los apóstoles aparecieron, acompañan lo que queda de camino a esos humildes nazarenos.

Ya poco queda, la luna esta alta, las callejuelas del barrio van apareciendo y te surge el pensamiento de que ya queda menos, de que esto se acaba y que otro año mas, tan pronto, no me lo esperaba, y si te acercas podrás escuchar como bromeo, ¿y si damos marcha atrás y comenzamos de nuevo?

Llegamos al barrio, una revirá tras otra, las horas pesadas se quedan en nada cuando ya sabes que estas en tu barrio y la Virgen de su gente está rodeada y eso tanto músicos como costaleros lo sienten haciendo cada chicotá y revirá los deleites de su gente y como no los capataces se lo consienten, ¡ese patero más corta la llamá! Que ya no tenemos prisa, pues no hay ninguna hermandad detrás.


De lejos suenan las cornetas, ya no queda nada, cada acolito a su puesto que vamos a dar la penúltima revirá, agarro fuerte ese cirial, que durante todo el dia no me ha dejado de acompañar a mi Virgen para no dejarla de iluminar, se ve al fondo la iglesia y los costaleros se abrazan tras haber terminado su ultimo trabajo, algunos rien, otros se emocionan y yo solo pienso en que va llegando la hora, cada vez esta mas cerca, cada vez hay mas gente, hasta que te presentas en la puerta pero el sueño no se desvanece, porque ahora Ella se despide de su gente, lentamente revira, de todos las lagrimas brotan, un año más cumpli la función, ya llegó a su casa mi Redentora, Virgen de Consolación, Tú mi Aurora.

martes, 28 de marzo de 2017

Tu Misericordia infinita

Callejeando por el barrio me encontré tu cruz de guía, en la plaza del azulejo donde no pasan los días, donde siempre es Martes Santo con Santa Cruz de recogida.

Espero en la alcazaba verte de nuevo madre mia, ver como se mecen tus bambalinas al son de la marcha Cristo en la alcazaba. Ver al fondo la muralla, la calle muy estrechita y como muy despacito las atraviesas de recogida, con mucho mimo y cariño para la madre del barrio, Dolores de Santa Cruz.

Ante ti Señor, vengo pidiendo perdon, perdon por no escucharte, por no seguirte todo lo que debo, perdon por salirme del camino que lleva a tu reino, pero sé Señor que tu misericordia es tal que ya me siento perdonado al encontrarme ante tu cruz de nuevo arrodillado mientras miras al cielo gritando Padre, ¿Por qué me has abandonado? Tú no estás solo Señor, tu pueblo sevillano viene a entregarte sus oraciones por la calle Mateos Gago. Tu Madre al pie de la cruz, que nunca te ha abandonado y te acompaña en tu paso y también bajo palio. Al fondo la Giralada, no hay mejor estampa para enmarcar el Martes Santo de la noche sevillana.

lunes, 27 de marzo de 2017

Entrevista a Inmaculada Rodríguez

Hoy entrevistamos a Inmaculada Rodríguez León componente del Carmen de Salteras:

- ¿Cuáles son tus devociones?

- Desde pequeña soy hermana de la hermandad de la Vera+cruz tanto de mi pueblo natal Albaida del Aljarafe como de Villanueva del Ariscal, ya que mi madre es de dicha localidad. Me gusta la Semana Santa sevillana pero no soy hermana de ninguna hermandad.

- ¿De dónde te viene la afición por la música?

- Pues la verdad es que no puedo decir que me venga de familia ni nada por estilo. Mi madre decía que cantaba y bailaba incluso antes de nacer, y ya con 6 años les pedí a mis padres que me apuntaran a la escuela de musica de mi pueblo.

- ¿Qué instrumento tocas?

- Flauta travesera y flautín

- ¿Qué es lo que más te gusta de este mundo de las bandas?

- El ambiente, el formar tu grupo de amigos, esos amigos que terminan convirtiendose en familia y sabes que es la misma pasión la que nos ha unido a todos, la música.

- Cuéntanos cómo fue tu primera semana Santa en una banda

- Empecé en la banda municipal de Albaida del Aljarafe. He colaborado con otras bandas como la banda de San Antonio de Padua de Villanueva del Ariscal, las Nieves de Olivares, Tejera, etc. Actualmente soy componente de El Carmen de Salteras.

- ¿Como ves la moda de grabar a la banda mientras la imagen casi ni la miran? Sobre todo en pueblos

Me parece que no se está dando importancia a lo que realmente lo tiene, pero tengo que confesar que yo también lo he hecho en alguna ocasión. De todas formas a nosotros como músicos nos da la satisfacción de que también se está valorando nuestro trabajo.

- ¿Qué opinas de que algunos miembros de la banda, se den más protagonismo a ellos mismo con vídeos, canales de YouTube etc que a la banda en conjunto?

Me parece mal, lo primero que tienes que aprender cuando estas tocando en grupo es que tu no tocas para ser el protagonista sino para conseguir un todo, un conjunto. En las bandas siempre hay los que van de estrellitas que les encanta el protagonismo y los que como yo, preferimos hacer nuestro papel y pasar desapercibido.

- Cuéntanos tu primera Semana Santa en el Carmen de Salteras

- Yo entré en El Carmen en el verano del 2010 y mi primera semana santa fue en 2011. Recuerdo que llovió un par de días. Yo estaba muy emocionada, ya que era  la primera vez que tocaba en Sevilla capital y casi no notaba el cansancio, no apostaban mucho por mi porque eran muchas horas y yo solo tenía 15 años pero aguanté como una buena guerrera como dice en mi banda. Me acuerdo que en Santa Genoveva me hicieron la novatada de las 47 farolas. Siempre a los nuevos cuando llegan al barrio del tiro de línea le dicen "venga que cuando cuentes 47 farolas llegamos a la iglesia" y tu cuentas, ya con un cansancio increíble y cuando vas contando por la 13 ya se va a recoger y te quedas tu como diciendo "¿pero no eran 47?" (Risas). A día de hoy se lo siguen haciendo a los nuevos.

- ¿Cuál es el momento que guardas en el recuerdo con más cariño, y el que más te marco?

- El primero fue ser solista en el primer contrato que hice con la banda, era muy chica y no esperaba que de primeras confiaran en mi para hacer un solo y además en una hermandad como la Hiniesta. Y otro momento que recuerdo perfectamente fue mi primera carrera oficial, fue un momento de muchos nervios, aunque mis compañeros me tranquilizaban y me decían todo lo que tenía que hacer para que fuera más fácil para mi.

- ¿Y el peor?

- El peor sin duda fue una temporada que tuve que dejar la banda, ya que tuve un accidente de tráfico y estuve mas de 2 meses sin poder tocar, fue como si me quitaran una parte de mi durante todo ese tiempo. Dentro de la semana santa fue en 2015, que empecé el Domingo de Ramos estando enferma y tuve muchos percances. Tuve que comprarme unos zapatos nuevos el mismo Lunes Santo, el jueves antes de tocar en la Macarena tuve que ir a urgencias y otros percances que me fueron ocurriendo. Aún así aguanté también el tirón y pude hacer la Semana Santa completa.

- Cuéntanos como fue la experiencia de la salida extraordinaria de la Macarena

- Uff, eso fue algo extraordinario de verdad... Sobre todo en el trayecto de vuelta desde la catedral a la basílica. Empecé a llorar incluso antes de que saliera.  Estando en el Rectorado esperando que saliera hacia la basílica, el director de mi banda vino a decirme que me reservara durante el recorrido ya que tenía que hacer el solo de la marcha Rocio cuando llevara aproximadamente 18 horas. Me eché las manos a la cabeza, pensando en todo lo que se me venía encima y me puse a llorar como una magdalena. La gente me preguntaba por qué lloraba y yo no sabía ni que decir. Cuando llegó la hora de la verdad y pusieron por fin la marcha Rocio yo no me sentía ya muchas de las partes de mi cuerpo, pero lo defendí de la mejor forma que pude. Recuerdo a mis compañeros tocando y llorando a la vez del cansancio. Muchos tuvieron que abandonar, otros salían a descansar porque no podían más, y es que 24 horas sin parar son muchas horas. La banda y el capataz fuimos los únicos del cortejo que hicimos esas 24 horas de procesión. Mucha emoción, muchísima gente, muchísimo agobio, mucho cansancio, pero bueno es algo extraodinario y que queda todo para el recuerdo.

- ¿Qué opinas de que muchas bandas ensayen en las calles?

- Pues que es necesario para algunas bandas. La mía en particular solo ensaya en su local de ensayo, pero porque es una banda veterana y que  durante el año hacen muchas procesiones y no hace falta ensayar el paso. Sin embargo hay otras banda que si necesitan ensayar los movimientos y tienen todo el derecho de ensayar en la calle siempre y cuando la ley lo permita. Además es unos días, una vez al año, como bien dice el dicho "no hace daño". Y más siendo dirigida a algo que es parte de la cultura sevillana como es su Semana Santa.

- ¿Y qué solución le pondrías?

- La única solución que le veo a las quejas de los vecinos es que ensayen en zonas no habitadas como polígonos industriales y otras similares. Pero eso tendrá que determinarlo las autoridades y las personas que se encarguen de eso.

- ¿Qué le dirías a los músicos  que nos leen?

- A los que puedan estar en una banda y no lo estén que lo prueben alguna vez, una vez que entren en ese mundo no van a querer salir nunca. A los que ya están en una que disfruten al máximo esta próxima Semana Santa, que esperemos que el tiempo nos acompañe. Y a los músicos que no pueden o no quieren estar en una banda que cuiden este arte que es la música. Que la hagan respetar y que no dejen que la pisoteen como están haciendo en los último años. Y sobre todo a todos le diría que disfruten, que es el único medio de comunicación donde verdaderamente se puede expresar lo que se siente en cada momento, la única forma de transmitir todo aquello que no se puede con las palabras y que jamás dejen de luchar por sus sueños.

- Muchas gracias por tu tiempo Inmaculada, esperamos que tenga una buena Semana Santa.

- Muchas gracias a ustedes por contar conmigo para esta entrevista y que disfrutéis vosotros también de la semana grande de Sevilla.

domingo, 26 de marzo de 2017

Amor por Sevilla

Sevilla esa ciudad que hasta en Semana Santa tiene sitio para el amor. Algo difícil de explicar en la pasión de Cristo, que entre tanto sufrimiento haya amor.

  Desde la colegial del Salvador el domingo de Ramos viene crucificado Jesús y a su espalda, la gaviota que se abre el pecho para que sus crías coman, señal del amor verdadero, que da su vida por los que ama, como el que murió en una cruz.

   Y un bello alelí, camina por Sevilla pidiendo socorro, que ese fruto de su vientre se lo quieren arrancar. Dulce, fina y elegante va la madre de Dios.

  Y así es Sevilla, del contraste de la borriquita en la tarde de Domingo de Ramos a la sobriedad más absoluta, pero con amor.

Orgullo de Sol

¿Cómo te hablo del Sol sin mencionar mi casa? ¿Cómo te hablo de su gente sin mencionar mi familia? ¿Y cómo te hablo de mi vida sin pasar por su capilla? Sol, sólo tres letras me bastan para resumir cada latido de mi corazón. ¿Cómo te hablo del Sol sin que quiebren mis sentimientos?

Señor mio, que tu mano llevas al pecho, a ese tu corazón, el mas puro, bondadoso y bueno, ese que entregaste para que mis pecados se desvanecieran y en el fuego perpetuo ardiesen. Varón de Dolores que abrazas tu cruz, tu instrumento de martirio y te aferras a ella como ultimo suspiro antes de resucitar y volver a estar aún mas vivo. Divina Misericordia, esa que tu llevas a gala, esa que nos enseñas cada dia cuando con tus ojos nos encontramos y te tenemos tan cerquita en ese lateral de tu capilla, donde paciente esperas los besos de esas abuelas que pasan cerca de ti y te rezan y tu siempre escuchas y consuelas. Veo en tu rostro Señor, el amor mas verdadero, ese que se da sin esperar nada a cambio, el mas sincero te quiero, ese que te lanzo cuando a solas nos quedamos en el más profundo silencio.

Y ahora que estoy ante ti, casi ni me salen las palabras, ¿Cómo quieres que te escriba, si ya sabes lo que pienso? Si no puedo sorprenderte con nada, si conoces hasta mis silencios, ese que dice las mejores palabras cuando a tus ojos me enfrento. Dime cómo madre mía te digo un solo sentimiento que tú no sepas que existe en lo mas hondo de mis adentros. Cuantos días cerquita, hablando sin ataduras, diciéndote todo lo que guardo sin ningún tipo de miedo. Cuántos días que estando lejos cojo de mi cartera tu estampita y te rezo e imagino que vuelvo a encontrarme contigo: Madre te echo de menos.

Y cómo hablo yo ahora, del Sábado Santo que anhelo, ese que os lleva a la gloria, que os da un buen paseo para que toda Sevilla conozca el Sol más verdadero. Sábado de plumas blancas, de bendición sonando y todo empieza de nuevo, de ruan verde, mi hábito nazareno, del que se viste mi corazón cada noche en mis sueños. Y ver de nuevo tu palio, singular como ninguno, ver tu sacra y tus tres luces, tus faroles y candeleros, tu cresteria de plata y también tu techo. Y sobre todo verte a ti, madre del pueblo, radiante como el Sol, el más puro y verdadero.

sábado, 25 de marzo de 2017

A mi gitano de la cava

Al final de la Calle Castilla, el Viernes por la mañana cuando aún por el puente hay restos de Esperanza, desde su basilica una hermandad se prepara. La hermandad del Cachorro, crucificado de Triana.

Cuando ante ti me pongo Señor, no se explicar lo que siento, es dificil responder mi pregunta ¿Estás vivo o muerto? Das tu último aliento, esa última bocanada de aire, la última gota de sangre por nosotros. Pierdes tu mirada, todo está hecho y sin embargo cuando te miro siento que no estas muerto que aún queda mucho para que llegue ese momento. Cachorro que tú vives, que aun no estas muerto, que siempre habrá un sevillano que te de un sorbo de aliento, ese que necesitas para no girar tu cabeza al suelo, ese que te hace falta para seguir mirando al cielo. Cachorro no desfallezcas, que en tus clavos están mis lamentos, esos a los que te aferras haciendo un último esfuerzo.

Ese aliento que te da tu Madre, Patrocinio de mis anhelos, Señorita de Triana, por Sevilla y para el cielo. A ti Madre mia que guardas en tus adentros, esas cenizas antiguas de tu imagen de recuerdo. Andando muy despacito, en la noche del Viernes Santo, suena La Madrugá y poco a poco te marchas andando, buscando de nuevo tu puente y volver a casa navegando, tras mi gitano de la cava por el cual vivo rezando.

Soledad

  Con todo ya cumplido sólo esperando el milagro de la resurrección una madre deambula por las calles de Sevilla. A los pies de la cruz, rota de dolor y con la corona de espinas en sus manos se siente sola.

  Una soledad que a pesar de estar entre una multitud de gente en su plaza, no tiene consuelo. El fruto de su vientre se lo arrancaron de las manos, y sólo le queda la cruz a la que mira desconsolada y una corona de espina llena de la sangre de su hijo.

  Una hermandad sobria, que según los más rancios de Sevilla, ponen el broche de oro a la semana grande. Esa tracidión del Sábado Santo de al ver recoger la Soledad de San Lorenzo de tocar la puerta, como despidiendonos de la semana grande.

  Siempre he pensado, en ti soledad. Que estando tan sola, tienes tan cerca al Señor de Sevilla, que ya tu soledad no es tan grande. Que teniéndolo en esa plaza no sufres tanto. Como sufren los que llegan a tu reja a verte. ¿Cuántas peticiones? ¿Cuantos ruegos? ¿Cuántas personas te rezan? Esa reja es testigo de tu soledad y al mismo tiempo, de la gente que vive preso de ella.

La Bofetá de San Lorenzo

Tenia que llegar el día, he intentado retrasarlo todo lo que podía, llevo pensando este texto desde que supe que te escribiría, a ti Dulce Nombre de María. Han pasado meses desde aquel momento y aún no encuentro unas palabras que decir en el texto. Tu que me has visto muchos Viernes en tu casa de San Lorenzo, que siempre en tu capilla me esperas paciente, con cariño y esmero, como abres tu reja para que entre hacia adentro y pueda rezarte de cerca y decirte un te quiero. Casi no puedo hablarte cuando en frente te tengo, entonces dime madre ¿Cómo te escribo ahora este texto?

Y frente a ti me encuentro y ya si giro la cabeza y veo a tu Hijo, que con las manos atadas y preso, no agacha la cabeza ni un solo momento, que espera esa bofetá sin ningún tipo de miedo, que es valiente como ninguno y nos da lecciones en cada momento. Ese hijo que de nosotros mismos sigue recibiendo golpes y porrazos cada vez que lo insultamos y en Él no confiamos, y sigue poniendo su otra mejilla y nos sigue tendiendo la mano, y sigue abriendo sus puertas y en San Lorenzo permanece esperando.

Cada Martes Santo, Malco vuelve a lanzarte la mano y todos nos sentimos aterrados ¿Cómo es posible que vayan a pegar al más Santo? Y luego somos nosotros mismos los que le acabamos pegando. Padre solo te pido que me sigas enseñando, que como tú sea capaz de seguir manteniendo la cabeza alta, poner la otra mejilla, por muchos palos que vengan al igual que tú demuestras tu fuerza cada Martes Santo por las calles de Sevilla

viernes, 24 de marzo de 2017

Desde el barrio torero

 Tarde torera, barrio torero, y un Cristo tan torero como Morante de la Puebla. Va crucificado desde San Bernardo, con sones de presentación, y se presenta a Sevilla repartiendo salud desde la cruz. Y su madre va buscando refugio a sus dolores, sale. La calle en busca de ese refugio que sólo su barrio y Sevilla saben darle. Una madre sufridora, como sufre la madre de un torero.

  Y llega la Hermandad a su puente. El camión de los bomberos sube la escalera a los cielos y se produce un momento mágico. La banda, la luz, las flores, la gente, y él. Las flores caen desde el cielo, rindiendo homenaje al que da salud a esos bomberos para que puedan salvar vidas, como hizo el que murió por nosotros para salvarnos.


  Estamos en la noche del Miércoles Santo, barrio de Santa Cruz. No cabe un alma por sus callejones. Suena la madrugá, y en los mandos Manolo Villanueva. Muy suavito, las llama muy cortas. La gente de abajo sufre los kilos que aplastan, y lel público contiene el aliento al ver la maniobra. Parece que va rozar por las paredes, pero ella como su barrio y como su hijo, pasa las estrecheces de Santa Cruz, toreramente.

jueves, 23 de marzo de 2017

Prendido en Orfila

Te entregas a ellos, sin resistencia. El pueblo contempla la escena, y no hace nada por salvarte. Sólo una Virgen, que es de Regla, va en tu auxilio. Ella que siempre está ahí para nosotros, nunca nos abandona.

  Como cuando saliste de Sevilla camino de Madrid, a consolar y oír los problemas de todos los que están lejos de ti. Día histórico para la hermandad y los hermanos, y para tantos sevillanos residentes en Madrid.

Y tu señor, moreno de orfila, vienes con el compas de tus costaleros.De costero a costero, un izquierdo, me dejo caer atrás y avanzo con fuerza, que no lleguen esos romanos a prenderte. Vas entregado, con las manos orantes, humilde aceptas tu destino.

Sólo le falta hablar

Aún en el recuerdo, mantengo guardada esa frase que dijo en una entrevista el Hermano Mayor: cada tarde de Viernes Santo, todos somos Dimas ante su mirada. Porque el Señor de la Conversión desde su cruz nos mira y perdona. Padre no soy digno de ti, pero tu siempre me abres las puertas del paraíso. Aun estando en la cruz, agotado después de todo lo que has pasado, sacas aliento para perdonar una vez más los pecados del que está a tu lado y reconoce en ti, tu grandeza. Mirando tu rostro Señor, parece que en cualquier momento, lanzarás de tus labios una palabra de aliento, solo te falta hablar.

Montserrat, que decir de ti madre, desde lejanas tierras nos llega tu devoción, con ese palio que quita el sentio, con esa cresteria de plata que coronan tus bambalinas que sobresalen de los varales haciendo aun mas grande la morada que te ilumina, que te saca a la calle y te guia por Sevilla. Madre del Viernes Santo, que honor ver esa carita, de virgen niña y bella que deja siempre un recuerdo para guardar bien adentro y que perdura para siempre.

miércoles, 22 de marzo de 2017

A la gloria por Molviedro

En el antiguo Compás de la Laguna, donde los sueños se cumplen y una plaza revive año tras año como se llega a la gloria con los sones más sevillanos que llegan al mismo cielo,  por Sevilla despojado, por los sevillanos crucificado, Dolores y Misericordia de María que con San Juan de compañía bajo palio siguen los sonidos y melodías de Virgen de los Reyes, la música de Sevilla.

Te desvisten Señor, mientras clavas tu mirada en el cielo, buscando ese consuelo, ese que encontró aquel preso que en su celda te realizó fijandose en el Greco. Buscas ese aliento Señor, ese cobijo que te resguarde, que amarga la pasión, que duro el sacrificarse, pero te entregas por nosotros y sin dar una sola queja.

Dolores y Misericordia nombre de madre y reina, acompañada de San Juan, que como puede la consuela, ella que desde su altar cuida de los niños que juegan en la plazuela, esa la de Molviedro donde las plegarias se rezan que hasta el Señor de Sevilla por alli se pasea en noche de Viernes Santo y con la luna más llena, para no perderse tan explendorsa belleza.

Por los callejones de vuelta

 En la noche del Domingo de Ramos, un cirineo acompaña a Jesús por las callejuelas de Sevilla intentado aliviar sus penas. Vienen con sonidos de cornetas tambores con una essencia de cofradía añeja pérdida en el tiempo.

 Un palio se encajona en caballerizas, la decía voz de mando de Villanueva manda al frente, trabajo fino y elegante el de los hombres de abajo. Una Virgen de Gracia y Esperanza, un palio por callejones, que no retrotrae en el tiempo hace las delicias de los que nos gustan las hermandades con aires clásicos.

 Es curioso ver al forastero que va buscando estas cofradía por los callejones a su vuelta. Como dicen, - Eso no va a caber, le van a dar a las paredes.
Y como algún sevillano con guasa le contesta. - Cuando pase un rato me lo cuentas miarma.
El misterio avanza, y el forastero se le va cambiando la cara a cada paso de los costaleros. Su expresión nos trasmite que no se lo cree y cuando el paso se va, rompe aplaudir perplejo por lo que ha visto.

Muchos sevillanos quizás no hayan vivido la vuelta de esta hermandad, pero si le gusta las hermandades clásicas y añejas, San Roque de vuelta por los callejones.

martes, 21 de marzo de 2017

¿Quién eres, Señor?

La tarde del Lunes Santo se llena de capirotes blancos en el barrio de León. La Hermandad de San Gonzalo está a punto de ponerse en la calle. Uno de los misterios más poderosos de la ciudad, siempre con el izquierdo por delante, con compás, con su última trabajadera que es Cigarreras, comunión total entre cuadrilla y banda que deleita al sevillano.

Señor del Soberano ante Caifás te encuentras, a punto de ser juzgado por el sumo pontífice, pero tu barrio te indulta, reconoce en ti tu grandeza. Se detiene el misterio justo un segundo antes de afrontar la puerta. En ese momento Señor, me acerco a ti y pongo en tus manos las dudas que por mis pensamientos circulan día tras día cuando te veo en tu iglesia:

Te pregunto Señor por esa inscripción que se lee en tu peana: Yo Soy, tantas vueltas le habré dado en mi cabeza, ¿Quién eres? Te pregunto con voz temblorosa, ¿Señor, quién eres? Pero no hallo respuesta alguna, solo te dedicas a mirarme desde tu altura. ¿Eres el mismo Dios que desde el cielo has bajado a éste, tu barrio de León, para que a nadie le falte Salud, la de que tu Madre reparte cada día de la semana? Salud, madre mía que curas con tu mirada y proteges con tu manto a cada anciano de la residencia de tu barrio. ¿O acaso eres el Señor de esta orilla del río? El Señor que anda por San Jacinto y llega al puente que cruza la orilla que va hacia el centro donde te acogen con alegría, entrando con el izquierdo, marcando siempre el compás, andando con poderío y sin echarse nunca para atrás, valiente siempre de frente, mi Cristo Soberano de belleza sin igual. ¿O acaso Señor eres el refugio de tu barrio que te quiere y te aclama? El que aquí espera impaciente, el que desea tenerte cerca y muchos que suspiran porque vengas ya de vuelta, que vuelvas a estar en casa donde te cuidan cada día.


Entonces halle mi respuesta, el Soberano me miró a los ojos, justo antes de la levanta y me dijo: es mucho más fácil de lo que imaginas, déjate de barrios, de puentes y de orillas, que en mi peana lo que pone es que Yo Soy de Sevilla.

lunes, 20 de marzo de 2017

En el Monte Calvario

Llora la noche tu pasión Señor, cae la Madrugada en Sevilla, la primera luna llena de primavera, esa luna en la cual se celebraba la pascua judía, la luna llena de pasión y tu muerte en la cruz. Cae la noche en Sevilla, la Magdalena aún siente la cera caliente de la Quinta Angustia cuando vuelve a abrir sus puertas para la salida de la cofradía del Calvario.

Cruz arbórea, simple, sencilla. Imitando la del mismo Cristo, el silencio y el ruan invaden las calles. Cristo ha muerto en la cruz, la noche llora su muerte. Voy en tu busca Señor, ya con las primeras claras del alba, cuando regresas a casa, después de repartir tu amor, desde tu Calvario, sobre la ciudad de Sevilla, te llevo mis oraciones, mis plegarias y peticiones, esas que cruzando Molviedro sobre tus manos recoges, las haces tuyas y por ellas mueres, contigo Señor del Calvario todo tiene sentido.


Pero el sentido se completa al ver tu palio de cajón, madre de Presentación, contoneo de tus bambalinas que van y viene con una mecida que recrean el mejor de los sonidos en el absoluto de los silencios. Candeleria encendida, completa, abundante, luz para una Madre que en la penumbra de la noche es luz y ante el frio de la oscuridad, te abriga, te ampara, Madre de Presentación que cada madrugada, vuelves a recorrer el camino al Calvario, para rendirte a los pies, de un hijo ya muerto que regresa a casa al amanecer. 

domingo, 19 de marzo de 2017

La mañana del Martes Santo

Una mano apunta al cielo, éste se cierra entre unas nubes grisáceas, ha muerto Jesús y en el Cerro lo saben, y aunque este desamparado su barrio nunca lo abandonará, al igual que consuelan a su madre. Porque sus dolores son más liviano si las mujeres del barrio estan a su lado. Esas mujeres que la ven como una vecina más, van a la compra, a dar un paseo, o hacer sus mandaos, siempre se pasan a tener una conversación íntima, entre las dos.

 ¿Sabe lo que es el Cerro? Una familia. No es una hermandad cualquiera, es una hermandad  unida y que hace las cosas por y para los hermanos. Un sentimiento que inunda el barrio la mañana de Martes Santo. Se llora, se ríe, se disfruta, el barrio se vuelca, los niños se quedan perplejos, ven a los la banda del Sol con las plumas blancas al viento, como su padre se emociona y la madre se seca las lágrimas con un pañuelo. Señoras mayores sentadas en la puerta de la Iglesia, que son la misma cada año y cuando falta, las demás las recuerdan, dejan su silla vacía, porque ella bajara de los cielos para ver al Cerro, la mañana del Martes Santo.

jueves, 16 de marzo de 2017

Orando en Getsemaní

Sólo Sevilla es testigo de este cáliz tan amargo, así hablaba el pregonero Rafa Serna del momento en el que Jesús aceptaba la voluntad del Padre. Arrodillado en Getsemaní, orando, sin consuelo alguno y llegando a sudar sangre, Jesús se entrega a su pasión que estaba a punto de comenzar: Padre hágase en mi según tu palabra, pero que no sea mi voluntad sino la tuya.

En la calle Feria, desde una pequeña capilla nos llega el misterio que representa ese justo momento en el que Jesús conoce que la voluntad del Padre es que se sacrifique por nosotros, y se entrega totalmente a esta voluntad aún sabiendo lo que va a sufrir. Los apóstoles duermen bajo el olivo mientras el ángel aparta el cáliz de Jesús cumpliendo así con sus palabras: Padre si quieres que pase aparta de mi este cáliz. Y así se nos entrega cada Jueves Santo, sumiso a la voluntad, orando sin consuelo alguno.

Rosario, que mejor rezo para la hermandad que representa a Cristo orando, que mejor nombre para una madre que invita al recogimiento, que mejor sonido para rezarle que los doce rosarios que cuelgan de sus varales dando ese sonido tan característico. Madre del Jueves Santo, que desde la Calle Feria viene orando plegarias por su hijo que será condenado.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Cautivo por su Mercedes

Lunes Santo, día de barrio por excelencia, Sevilla se revuelve entre capirotes pues de todas partes vienen a su catedral para su estación de penitencia poder realizar, desde Triana, San Pablo y como no, el Tiro de Línea.

Hoy toca hablar de una hermandad, pero para mi personalmente, esta hermandad no es una hermandad más, es un barrio entero, barrio cautivo de su Cautivo, que solitario y con la mirada baja, va por Sevilla con su túnica morada al viento, con sus manos atadas, la cara ensangrentada, tres potencias perennes en su cabeza y cuatro ángeles que bajo los guardabrisas, le cuidan las esquinas de su paso.


Y que decir de Mercedes, la vecina mas humilde, la madre no solo de Dios sino de su barrio, del cual solo le pueden llover pétalos y saetas porque durante todo el año está aquí, aun con lágrimas vivas en sus mejillas, para velar por nosotros, solo como una madre haría, y todos los lunes santos sale bien arreglada, cual señora para pasearse por Sevilla.

martes, 14 de marzo de 2017

Martes Santo en La Calzá

Una nueva mañana da comienzo en la Semana Santa de Sevilla y mientras un romano, arrepentido, cae de rodillas ante un cristo muerto, miles de túnicas  y capas blancas con antifaces de terciopelo morado se dirigen hacia el barrio de la calzá, pues otro romano tiene que presentar al cristo que después en la cruz morirá.

Esta presentación no se demora más pues a las 5 de la tarde en las calles de tu ciudad andará un cristo con el torso desnudo y las manos “atás”, tras un Pilatos no muy convencido de su propia verdad, pues no ve en Él ningún mal y como consecuencia, sus manos se lavará, dejando a Jesús al pueblo y su voluntad.

Voluntad que mas tarde, unos cuantos tramos nada mas, se verá reflejada en sangre que se derrama en Sevilla, sangre, del mismo Jesús que antes fue presentado, ahora muerto y crucificado, sangre que le brota desde la cabeza a los pies, por el costado y por las manos, sangre derramada, aunque gracias a Dios que no fue en vano, pues esa misma sangre que le brotaba de la cabeza y el costado es la misma que desde aquel tiempo hasta hoy nos ha salvado.

Y terminando como empezó con esa mísera voluntad que el pueblo expresó, no solo produjo la consecuencia de la  muerte de Cristo, no, también produjo los llantos de una madre que sin consuelo llora al hijo que encarnó por obra del Espíritu.

lunes, 13 de marzo de 2017

¿Cómo te hablo de Vera-Cruz?

Sinceramente, es complicado escribir nuevamente sobre la Vera-Cruz después de todo. Primero lo agradecido que estamos a la hermandad que incluso ha incluido ese maravilloso texto en su anuario. ¿Cómo soy yo ahora capaz de hablar de Vera-Cruz?

¿Cómo te hablo yo ahora de lo que se siente al ver el mensaje de su cruz de guía? El escalofrío del cuerpo al leer ese mensaje: Toma tu cruz y sígueme. Ese mensaje que defienden cada Lunes Santo los nazarenos de esta corporación siguiendo esa cruz con el hábito nazareno con sumo silencio y respeto.

¿Cómo te hablo yo ahora de Cristo crucificado? La sensación de que el cielo se tiñe de luto ante la muerte del Señor, monte de lirios, cuatro hachones y Él, no hace falta más. El silencio se apodera de la calle, el pueblo solloza la muerte, nadie aparta su mirada del crucificado. Todo queda grabado en el recuerdo mientras el paso sigue avanzando, motivando a los corazones a seguirle, a tomar nuestras cruces y seguir tras Él.

¿Cómo te hablo yo ahora del lignum crucis? La esencia de esta hermandad, la Vera Cruz, la sangre de Cristo derramada sobre el madero verdadero, el que custodiado por nazarenos besa cada sevillano, sólo puedo arrodillarme ante ti, Señor. Solo puedo rezar a tu Vera Cruz en la que redimiste los pecados de todos nosotros.


¿Y cómo te explico yo lo que pasa cuando se acerca Ella? Madre de las Tristezas, dulzura sevillana, sencilla y aniñada que avanza bajo su palio, negro como la noche que sigue guardando luto. Paso firme y decidido, la candeleria ya consumida y escasa que permite un encuentro aún más firme con su mirada, Ella que a pesar de ser la que cierra el cortejo, es la primera que carga con la cruz del dolor de la muerte y sigue tras su hijo año tras año en la noche del Lunes Santo.

domingo, 12 de marzo de 2017

Hermanos Costaleros


  Desde que la cuadrilla profesional se fue perdiendo a favor de los hermanos Costaleros, siempre hemos tenido un debate respecto a seguir con los asalariados como antes o con los hermanos costaleros.

  Desde nuestra humilde opinión, nos hacemos una pregunta. ¿ Por qué pagar por lo que antes se cobraba?

 Las hermandades que piden que el costalero que va a pedir trabajo a su cofradía se hagan hermano, deberían pensar, si quieren un hermano o una cuota. Por que ese costalero, cuando deje de trabajar esa cofrafia, deja de pagar la cuota y se hace hermano de la Hermandad que ha entrado nuevo, y así sucesivamente.

 Quizás esa no sea la manera de  enganchar al costalero, a la Hermandad. Sabemos que algunas hermandades no obligan al costalero hacerse hermano, el ejemplo esta en San Juan de la Palma, esa cofrafia tiene casi un 80% de sus costaleros hermanos. Ya se por cariño de años trabajando esa cofradía o por la razón que sea.

  Tristemente a día de hoy por mucho que se le llame cuadrilla de hermanos costaleros, no todos los que van debajo de los pasos sienten lo que llevan arriba.


viernes, 10 de marzo de 2017

Gitano de Sevilla

Un hombre con la cruz al hombre va por Sevilla, es un gitano. Con su piel morena va repartiendo salud para los enfermos. Unos sones agitanados y un compás lento, con mucho mimo cubre la madrugada y la mañana de una angustia que los gitanos convierten en alegría.

  Una hermandad que nació en Triana, y que han ido emigrando por la ciudad como si no los quisieran. Ellos se iban como lo hacen los buenos gitanos, y poco a poco han ido haciendo las cosas como decimos aquí, "por derecho".

  Angustias de canela y clavo. Como huelen los costaleros que llevan a la gitana más guapa de Sevilla sobre sus hombros. Ella con su fe incansable, va detrás del hijo. Ya sea de madrugada, en el alba de la mañana, cuando Sevilla despierta del sueño de los despierto, o ya bien entrada la mañana cuando los cuerpos están cansados, si angustia no tiene consuelo, pues su gitano va camino de la Cruz.

  Dime gitano, ¿Que tienes en tu cara? ¿Porque cuando en la calle busco tu mirada, tu cabeza se hunde en tu pecho? ¿Que hago para agradecerte lo que me das? La salud que le das a los míos, y el consuelo que me da tu madre para mis angustias. ¿Cómo te lo devuelvo? Déjame disfrutarte un poquito más, otra marcha más, que se quejen los que dicen que tus vueltas son eternas, que como un suspiro se me pasa, si no me miras, pero me escuchas cuando te tengo delante y te pido salud para mi familia, gitano mío.